Requerimientos y Condiciones

El terreno debe tener las características siguientes, no siendo éstas excluyentes:

  • Mínimo 50 hectáreas de superficie disponible.
  • Terreno agrario o sin aprovechamiento.
  • Proximidad de líneas eléctricas de o cerca de subestaciones eléctricas.
  • Escasa visibilidad desde núcleos de población o lugares sensibles al impacto visual.
  • No encontrarse en sector inundable ni en área bajo alguna modalidad de protección ambiental, o científica.
  • No afección al entorno de monumentos declarados y especialmente sensibles.
  • El terreno no es afectado irreversiblemente una vez construida la instalación, los paneles son instalados sobre ligeras estructuras metálicas ancladas al suelo sin fundación en la mayoría de los casos, todo se retira una vez terminada la vida útil del proyecto.

Si considera que tiene un terreno que se adapta a los requerimientos de una instalación solar, contáctenos y nuestro equipo contactará con usted para valorar la factibilidad de un proyecto.

El terreno con una instalación solar puede tener un doble uso, así, éste puede ser utilizado para fines agrarios al mismo tiempo que el de la generación eléctrica, asegurándose así un ingreso adicional.

Como beneficio al arrendamiento, el propietario del terreno recibe una generosa renta anual, estando esta generalmente relacionada al número de hectáreas ocupadas y potencia finalmente instalada, actualizable según los índices de precios pertinentes, y por un periodo de 35 a 50 años en caso de materializarse el proyecto.

La forma más habitual de compaginar el uso agrario con el fotovoltaico es el pastoreo ovino o ganado menor, si bien, actualmente estamos colaborando con instituciones y universidades para explorar las posibilidades de cultivo intercalado entre estructuras soportes de paneles fotovoltaicos. Todo lo anterior ayuda a sostener la empresa agraria diversificando los orígenes de los ingresos, y en el largo plazo, el arrendamiento resulta un ingreso regular y predecible durante el periodo de vigencia.

La naturaleza reversible de las instalaciones solares fotovoltaicas, implica que éstas pueden ser fácilmente desconectadas y devolver el terreno a su uso eminentemente agrario al final del periodo de arrendamiento, teniendo así el beneficio adicional de no haber tenido una agricultura intensiva durante los años de arrendamiento.

El terreno debe tener las características siguientes, no siendo éstas excluyentes:

  • Mínimo 50 hectáreas de superficie disponible.
  • Terreno agrario o sin aprovechamiento.
  • Proximidad de líneas eléctricas o cerca de subestaciones eléctricas.
  • Escasa visibilidad desde núcleos de población o lugares sensibles al impacto visual.
  • No encontrarse en sector inundable ni en área bajo alguna modalidad de protección ambiental, o científica.
  • No afección al entorno de monumentos declarados y especialmente sensibles.

El terreno no es afectado irreversiblemente una vez construida la instalación, los paneles son instalados sobre ligeras estructuras metálicas ancladas al suelo sin fundación en la mayoría de los casos, todo se retira una vez terminada la vida útil del proyecto.

Estudios de factibilidad

Comenzamos nuestro trabajo con una visita al lugar para asegurar que el emplazamiento para la instalación solar cumple los requisitos mínimos.

También realizamos las siguientes tareas:

  • Estudio de los títulos de propiedad y su validez legal.
  • Reuniones preliminares con las autoridades locales.
  • Estimación del coste de conexión de la instalación solar.

En esta etapa, instamos al propietario del terreno a firmar un acuerdo de exclusividad que nos ofrezca la seguridad necesaria para seguir invirtiendo recursos en el desarrollo del proyecto.

Términos comerciales y legales

Una vez decidido que el emplazamiento cumple los requerimientos para un desarrollo solar, invitamos al propietario a firmar una opción y/o arrendamiento con nosotros. Este arrendamiento contiene una generosa renta anual normalmente durante 25 a 50 años por valores ligados a la evolución de precios.

Todos los permisos obtenidos

REE prepara la mayor parte de los estudios técnicos y medio ambientales necesarios para el inicio del procedimiento administrativo. En esta etapa consultamos a las autoridades locales para que colaboren en el diseño de la instalación si fuera necesario. Nuestro compromiso de trabajar junto con las autoridades y órganos consultivos se encamina a hacer más rápido el procedimiento legal de desarrollo del proyecto.

Conexión a la red

Trabajamos en asociación con tecnólogos que tienen el conocimiento necesario para diseñar todo lo relativo a la instalación solar. Una vez el diseño está completado, ingresamos la documentación técnica para iniciar el proceso de conexión a la red.

Construcción

El proceso de construcción tiene una duración de 12 a 16 semanas. Re se asocia con los mejores contratistas para asegurar que toda la instalación y conexión a red se realiza en tiempo y forma planificados y con el mínimo incómodo para el propietario de terreno.

Además del beneficio económico directo para el arrendador, hay una serie de beneficios indirectos que repercuten a toda la sociedad.

  • Los Ayuntamientos incrementan sus ingresos a través del IBI (nueva actividad industrial).
  • Hacienda obtiene grandes ingresos en la recaudación del IVA por la producción solar.
  • Se generan puestos de trabajo estables en las poblaciones circundantes a las instalaciones.
  • Se aporta una solución para frenar el cambio climático, contribuyendo a legar un mejor futuro.

¿Cómo es esto posible?

En la actualidad, y tras la derogación definitiva del temido Impuesto al Sol, la generación de electricidad mediante energía solar se encuentra en sus mejores momentos. Contando con la mayor cantidad de horas de luz de la Unión Europea, es un sinsentido que en España haya instalados entre 8 y 12 veces menos potencia fotovoltaica que en Alemania o unas 37 veces menos que Inglaterra.

Además, la producción de paneles fotovoltaicos y toda la tecnología asociada ha sufrido en los últimos años una enorme caída de costes y un significativo aumento en rendimiento. Todos los factores anteriores han hecho que la producción de electricidad mediante fotovoltaica resulte increíblemente rentable por sí misma, sin subvenciones de ningún tipo y compitiendo en el mercado al mismo nivel que las energías fósiles.

Es precisamente por esto que los fondos de inversión se han interesado por la fotovoltaica. Una inversión segura a 35/50 años con una gran rentabilidad, es un producto que no podía pasar inadvertido a grandes fondos de todo el mundo. Estos fondos quieren invertir y necesitan grandes lotes de terrenos para poner a trabajar su dinero. En este punto es en el que entra REE busca los terrenos aptos y ofrece a los fondos paquetes de cientos de hectáreas en las que invertir.

¿Cualquier terreno es apto?

Es importante verificar que las condiciones del terreno sean adecuadas (no demasiado irregular, soleado, etc.), que no sea zona forestal ni cierto tipo de cultivos arbóreos. También hay que verificar que haya un punto de evacuación a la red eléctrica a menos de 1km. Verificado esto, el Estado establece unos límites de generación fotovoltaica por región y potencia a instalar; la potencia de la planta prevista para su finca, sumada al resto de los proyectos locales, no puede sobrepasar ese límite. Una vez verificado todo lo anterior sabremos si es posible realizar un huerto solar en sus terrenos.

Me interesa, pero no sé si mi terreno es válido; ¿debo firmar el contrato?

Los alquileres de fincas para la instalación de plantas fotovoltaicas están generando un enorme interés y recibimos un gran volumen de solicitudes al día. Todas las verificaciones que debemos hacer para comprobar si su finca es válida genera un trabajo difícil de justificar si, en caso de resultar apta, acaba por no realizarse la instalación. Por este motivo pedimos la firma de un contrato antes de iniciar las pesquisas; este contrato no le obligará a nada en caso de que su fina no resulte apta.

He realizado la siembra u otras labores agrarias que no me gustaría desaprovechar; ¿perderé el dinero invertido y el trabajo realizado si firmo y mi finca resulta apta?

No se preocupe, las instalaciones fotovoltaicas durarán 35/50 años; podemos esperar unos meses a que recoja la cosecha ya realizada. No dude en informarnos de cualquier eventualidad de este tipo.

¿Qué ocurrirá pasados los 35 años?

Pasados los 35 años que establece el contrato, este puede prorrogarse por periodos de 5 años con acuerdo hasta 50.

Trabajamos continuamente para ofrecer tanto a nuestros clientes un servicio óptimo, para que todas sus operaciones se desarrollen en las mejores condiciones.

Nuestro servicio de atención al cliente le resolverá todas sus dudas y consultas, por favor, rellene el formulario y uno de nuestro asesor le contestara en breve.

Ofrecemos una atención hacia el cliente de calidad y de garantía